Adam Morrison: ¿Su última oportunidad?


Adam Morrison buscaba una última oportunidad en la NBA, y hasta el momento, no la ha conseguido, tras haber jugado la Summer League de Las Vegas con Los Angeles Clippers, nadie le ha ofrecido un contrato, algo que puede adelantar su retirada.

Pero comencemos por el principio, Morrison llegaba a Gonzaga en 2003, dejando ya en su año de frehsman grandes detalles de su nivel, 11,4 puntos por partido y 4,3 rebotes le avalaban.
En los dos años posteriores su nivel y participación en el equipo aumentó, convirtiéndose en el verdadero líder de la universidad, y mostrándose como uno de los jugadores con más futuro del draft 2006. En este, salió elegido en el puesto número 3, solo por detrás de Andrea Bargnani y LaMarcus Aldridge,  y por delante de gente como Brandon Roy o Rajon Rondo.

Morrison era elegido por lo Bobcats, y su primer año, aun lejos del nivel demostrado en Gonzaga, dejaba destellos del jugador que realmente era, su temporada fue de más a menos, entrando finalmente en el segundo equipo de rookies de la temporada, y promediando 11,8 puntos, 2,9 rebotes y 2,1 asistencias en casi 30 minutos por partido. Algo por debajo del nivel esperado, pero con margen de mejora, era un rookie.


La llegada de Larry Brown, veterano entrenador eminentemente defensivo, cortó de lleno su progresión, y bajó sus minutos prácticamente a la mitad, sus números se resintieron, y siguiendo la tónica de su primera temporada, sus porcentajes de tiro no eran excesivamente buenos. Siendo relegado a un segundo plano hasta ser traspasado a los Lakers junto a Shannon Brown a cambio de Vladimir Radmanovic.

Muchos pensaron en un posible resurgir del escolta, lejos de Brown, como suplente de Kobe, pero nada más lejos de la realidad… Si bien es cierto que Shannon Brown se gano al Staples Center, y a Phil Jackson, Morrison no pasó de unos residuales 5,5 minutos por partido ese final de temporada, y 7,8 mpp en su segunda temporada de oro y púrpura.

Tras finalizar el contrato buscó en Europa rencontrarse, aprovechando también la temporada de Lockout, y firmó por el Estrella Roja, donde se convirtió en el jugador más destacado, no solo del equipo, sino de la competición. 15,5 puntos y 3,1 rebotes con grandes porcentajes de tiro, recordando su época universitaria. Terminó la temporada en Besiktas donde bajó levemente sus números en relación también con el descenso de minutos jugados, pero dejando grandes sensaciones igualmente.


Tras su paso por Europa, Adam volvió para disputar las Summer League de Orlando y Las Vegas, la primera con los Nets, y la segunda con Clippers, buscando ganarse un nuevo contrato.
En Orlando, su participación no fue demasiado destacada, aunque aprovechó los minutos que recibió seleccionando bien el tiro, y con buenos porcentajes, cosa que se repitió en Las Vegas, pero los Clippers si le dieron bastantes minutos, y se destapó promediando 20 puntos, 5 rebotes y 1 asistencia por partido, 55% en tiros de campo y un ¡61% en triples!

Dejo su sello de clase y calidad en cada uno de los partidos, y para muchos (entre los que me incluyo) se ganó un contrato, una oportunidad más, que además al equipo que apostara por él no le saldría cara. Mucho que ganar y poco que perder.
Pero ni Clippers ni por ahora ninguna otra franquicia, se lo han ofrecido.

Morrison ya no es el chico de melena y bigote, esa pinta tan característica suya, ahora es un padre que ha dicho que no volverá a Europa porque no quiere estar lejos de sus hijos, y que se plantea retirarse en caso de no encontrar equipo, buscando finalizar sus estudios y buscar un trabajo como entrenador asistente.
Sinceramente como gran admirador de este jugador desde su pasado en NCAA, y habiendo visto su gran juego tanto en Europa como en las ligas de verano, creo que se merece esa oportunidad, jugadores con mucho menos calidad, se han ganado contratos uno tras otro, sin aportar apenas nada, él puede hacerlo.


5 comentarios:

@jose13bis dijo...

Y diabético !

Gran post hermano.

Aless dijo...

Llevaba tiempo con ganas de escribirlo.

Gracias crack!

Anónimo dijo...

En su momento, también me llamo la atención este jugador; Vamos...apellido Morrison y pinta de hippie (pense: tiene que ser o muy bueno o muy malo).
Más allá de la simpatía que siento por Morrison y siendo objetivo, creo que tiene poco que aportar además de su efectividad en lanzamientos de larga distancia. No es un gran defensa, ni un jugador muy inteligente. Espero que tenga suerte y se le presente una nueva oportunidad de contrato.
@reynosorj

Aless dijo...

Bueno, pero hablamos de la NBA, donde los especialistas en tiro están cotizados, bueno, y algún manta también... Tiene un eficiente tiro, y no carece de inteligencia, más aun ahora, le faltó cierta confianza cuando llego Brown a Bobcats. Cierto es que no es un crack, pero los hay peores con contratos altos.

Un saludo!

hugo dijo...

buenísima entrada. yo también soy un completo admirador de su juego, uno de mis jugadores favoritos. Tiene sitio de sobra en la nba, no me explico su situación pero ojalá algún día lo disfrutemos en acb. saludos.