Hakeem Olajuwon: The Dream



Si alguien me preguntara quien ha sido para mí el mejor pivot de la NBA, en contra de muchos, yo diría Bill Russell, si me preguntaran quien es el pivot a quien más he disfrutado viendo en la NBA, no diría Shaquille O’Neal, no diría Dwight Howard, no diría David Robinson… Diría Hakeem Olajuwon.


Hakeem Abdul Olajuwon nacía en Lagos (Nigeria) el 21 de enero de 1963, era el tercero de seis hermanos, en una familia de clase media, jugó en sus comienzos a futbol y balonmano, demostrando como futbolista una coordinación de pies fuera de lo normal, pues dada su altura, era más lento que la mayoría de sus compañeros y debía proteger el balón con estos.
A los 15 años decidió probar con el baloncesto, y esto llamó la atención de las universidades americanas.

En 1980 Akeem, como se llamaba entonces, volaba camino a Estados Unidos, y su primera parada fue la Universidad de Houston, donde coincidiría con Clyde Drexler, formando la “Phi Slamma Jamma”, en su primera temporada llegaron a la final four con un Olajuwon que aun no estaba asentado como titular, cayendo ante North Carolina, donde jugaban Jordan y Worthy.
El segundo año, con Hakeem ya asentado, mantuvieron el bloque, y llegaron a las finales como número 1 nacional. En semifinales acaban con Louisville (93-81) con 21 puntos y 22 rebotes de Olajuwon, cayendo en la final ante una débil North Carolina State (54-52), con 20 puntos y 18 rebotes del nigeriano.

En su último año universitario, su mejor amigo, Clyde Dexler, le abandonaba y se quedaba como gran estrella del equipo junto a Michael Young, y llegaban a su tercera final four consecutiva, hecho que no había ocurrido nunca en la Universidad de Houston.
Esta vez caerían en semifinales ante Georgetown, donde jugaba otro gran center, Patrick Ewing.


Tras haberse quedado sin título universitario tocaba presentarse al draft de la NBA en 1984.
Los Rockets de Houston habían pasado por un gran bache tras la salida de Moses Malone a los Sixers, y eso les sentenció a conseguir la peor marca de su historia, con ello consiguieron el número 1 del draft de 1983 donde se hicieron con el pivot de 2.20 Ralph Sampson, con quien ya se había enfrentado en su etapa universitaria.
En ese draft de 1984 los Rockets volvían a disponer de la elección número 1, y no dudaron en elegir a Akeem Olajuwon, formando así las legendarias torres gemelas de Houston.

Mucha gente dudó de su elección, puesto que se pensaba que con Sampson esa posición estaba bien cubierta, y en ese draft, lleno de estrellas, quizás era más recomendable elegir a Michael Jordan , Charles Barkley o John Stockton.
Lo que es cierto, es que posteriormente nadie ha dudado de la calidad de su elección, del rendimiento de la misma y del equipo con esta pareja de jugadores interiores.

Olajuwon promedió de 20,6 puntos, 11,9 rebotes y 2,68 tapones en su primera temporada como profesional, quedando segundo en la votación para rookie del año, siendo superado únicamente por Michael Jordan, devolviendo al equipo a Play-Offs tras dos temporadas para olvidar, y cayendo en primera ronda, pero recuperando la ilusión del público.

La siguiente temporada es aun más espectacular, los Rockets se hacen con la segunda mejor marca del oeste, solo superados por los Lakers de Abdul-Jabbar y cia. Y con Olajuwon promediando 23,5 Puntos, 11,5 rebotes, 3,4 tapones.
Ambos equipos se enfrentarían como era de esperar en las finales de conferencia, en el quinto partido, con un 3-1 en la eliminatoria para Houston y con empate a 112 en el marcador, tienen la última posesión a falta de un segundo por jugarse, Rodney McCray (pick 3 del 83), sacaba de banda, entregando el balón a un Sampson emparejado con Jabbar, que anotaría la canasta que los llevaría por segunda vez a la final de la NBA.
Como en las primeras finales que disputaron, cinco años antes, su rival serían los Celtics de Boston y como entonces caerían derrotados, en seis partidos.


Las siguientes temporadas el equipo fue bajando su nivel, las lesiones de Sampson y su posterior traspaso (87/88) hicieron que Olajuwon se quedara muy solo, y que el equipo llegara a quedar fuera de los Play-Offs (91/92), pero el nigeriano seguía sumando presencias en los mejores quintetos de la temporada, con promedios de más de 20 puntos, 12 rebotes, y 3 tapones.

En una época donde los centers abundaban en cantidad y calidad, Olajuwon sobresalía por encima de David Robinson, Pat Ewing, Dikembe Mutombo y un aun joven Shaquille O’Neal.
Tras reforzarse con jugadores como Kenny Smith o Vernon Maxwell, y con Rudy Tomjanovich en el banquillo, los Rockets se plantaban en el 93 con la segunda mejor marca, solo superados por los Sonics de Seattle.
Eliminan en primera ronda a los Blazers de su ex-compañero y amigo Clyde Drexler, en semifinales de conferencia a los Suns de Charles Barkley, y en las finales de conferencia a los Jazz de Stockton y Malone.

En las finales les esperaban los Knicks de Pat Riley, que volvían a disputarlas por primera vez desde 1973, con Pat Ewing como estrella. Tras 5 partidos los Knicks estaban por delante 3-2, y en la última jugada del 6º partido, con Houston 2 arriba (86-84), John Starks se disponía a lanzar el triple que les diera el título, cuando Olajuwon taponó el lanzamiento forzando el séptimo y último enfrentamiento. En ese último encuentro se iría hasta los 25 puntos y 10 rebotes, dando el primer título de su historia a los Rockets.

Hakeem se había convertido en el primer jugador en conseguir el MVP de la temporada, el Jugador Defensivo del Año y el MVP de las finales en la misma temporada, con unos Rockets donde no había más estrella que él, el resto eran buenos secundarios (Kenny Smith, Robert Horry o Vernon Maxwell).

El año siguiente empezaron la temporada con 9 victorias consecutivas, y en febrero del 95 se hacían con el amigo y ex-compañero de universidad del nigeriano, Clyde Drexler.
Pese a esto, solo lograron ser sextos de conferencia, quedando fuera de los favoritos.
Contra todo pronóstico empezaron a superar rondas, eliminando a los Jazz en la primera, a los Suns en la segunda, a los Spurs de Robinson en las finales de conferencia, hasta llegar a las finales de la NBA frente a los Magic de O’Neal y Penny Hardoway.

Esas finales tienen poca historia… Los Rockets arrasaron 4-0 a los Magic aun con el factor cancha en contra, Olajuwon volvía a ser MVP de las finales, y al término del 4º partido, Rudy Tomjanovic decía “Nunca subestimes el corazón de un campeón”, una gran realidad para los que los dieron por muertos antes de comenzar los Play-Offs.


Las temporadas siguientes el equipo iba envejeciendo, y pese a que Hakeem seguía en promedios de más de 20 puntos, 10 rebotes y 2 tapones por partido, los años comenzaban a pesar, ni siquiera la llegada de Charles Barkley en el 96 hizo que el equipo resurgiera optando al título, a excepción de 1997, donde solo un triple de John Stockton les dejó fuera de la final.

Tras haber adquirido la nacionalidad estadounidense en 1993, Hakeem Olajuwon formaría parte del “Dream Team” que hizo historia en los JJOO de Atlanta 96, consiguiendo su único oro olímpico.

En la temporada 98/99 los Rockets se harían con Scottie Pippen, pero ni aun así, con un Hakeem superando los 35 años, y con un veterano Drexler, consiguieron optar al anillo en las temporadas posteriores.
De hecho, Charles Barkley, al ser preguntado por el declive físico de Olajuwon (que aun promediaba más de 11 puntos y 7 rebotes) en una rueda de prensa, comentaba:

“¿Tú sabes cuántos años tiene? Porque ni siquiera él lo sabe a ciencia cierta”.

Y es que así era, nunca se tuvo la seguridad total de que su edad real fuera la que supuestamente tenía, como ocurre con muchos otros deportistas africanos.

Ya en su última temporada jugaría en los Raptors de Toronto, a sus 39 años, donde sus promedios aun alcanzaban los 7 puntos, 6 rebotes y 1,5 tapones, en una temporada muy gris, eso si, y compartiendo equipo con Vince Carter y Antonio Davis. Llegaron a Play-Offs cayendo en primera ronda ante los Detroit Pistons. En 5 partidos, siendo el 5º el último partido de su carrera.



 “Mis anillos se los regalé a familiares, ya que me ayudaron mucho a conseguirlos. En ese caso, se los tendrías que haber dado a Hakeem Olajuwon” Charles Barkley a Kenny Smith.

“Olajuwon tiene 5 movimientos. Cuatro primeros pasos para cada uno de ellos. Eso hacen 20 movimientos” Shaquille O’Neal.

"¿Hakeem? No puedes hacer nada contra Hakeem" David Robinson.


Hakeem Olajuwon  es uno de los pocos jugadores capaces de conseguir un five-by-five, es decir, conseguir 5 o más en 5 categorias estadísticas positivas distintas (puntos, rebotes, asistencias, tapones y robos). Junto a Kirilenko es el único jugador capaz de lograrlo en más de una ocasión y además en alcanzar al menos 6 en cada uno de esos apartados.
Además es uno de los cuatro jugadores de la história de la NBA que ha conseguido un cuádruple-doble. Concretamente, el 29 de marzo de 1990, contra Milwaukee Bucks, tras anotar 18 puntos, 16 rebotes, 10 asistencias, y meter 11 tapones.

- MVP dela Final Four de la NCAA (1983)
- Dos campeonatos de la NBA (1994, 1995).
- Dos veces MVP de las Finales de la NBA (1994, 1995).
- MVP de la NBA (1994).
- Dos veces Defensor del Año de la NBA (1993, 1994).
- Seis veces miembro del Primer Equipo de la NBA (1987, 1988, 1989, 1993, 1994, 1997).
- Tres veces miembro del Segundo Equipo de la NBA (1986, 1990, 1996).
- Tres veces miembro del Tercer Equipo de la NBA (1991, 1995, 1999).
- Cinco veces miembro del Equipo Defensivo de la NBA (1987, 1988, 1990, 1993, 1994).
- Doce veces All-Star.
- Oro olímpico (1996).
- Hall of Fame (2008).


Por si todo esto fuera poco, Hakeem también es uno de los tres jugadores (junto a Jabbar y Walton) que ha conseguido liderar la liga en rebotes y tapones en una temporada.
Es el máximo taponador de la historia por delante de Mutombo y Jabbar, y es el único jugador en ser top ten en puntos, rebotes, tapones y robos en una misma temporada.
Siendo además nombrado como uno de los mejores 50 jugadores de la historia.
El número "34" está retirado en los Houston Rockets.

Fue apodado Hakeem ”The Dream” por haber salido de Nigeria y en tan solo unos años haber alcanzado el sueño americano de gran deportista y ganador de títulos.

Fue el primer jugador en promocionar zapatillas diferentes a Reebok, Converse, Adidas y Nike. Hizo anuncios de unas Spalding de unos 35€ (frente a los casi 120€ de otros marcas) porque consideraba que tenían un precio más acorde a las familias de clase media-baja estadounidenses.


Actualmente ha trabajado con muchos jugadores de la liga, tratando de ayudarles a mejorar sus movimientos de espaldas al aro y su juego de pies. Por sus manos han pasado jugadores como Kobe Bryant, Dwight Howard, o actualmente Amare Stoudamire.
Pero parece difícil que volvamos a ver a un jugador que baile en la zona como él, con ese movimiento de pies que era como su apodo... Un sueño.