Robert Parish: The Chief.

El 30 de agosto de 1953 nacía Robert Lee Parish en Shreveport (Luisiana), el cual jugó toda su carrera universitaria (1973-1976) en Centenary, pequeña universidad de Luisiana, sus números allí ya fueron espectaculares: 21,6 puntos y 16,9 rebotes por partido.


Parish fue elegido en la posición número 8 del draft de 1976, el mismo donde salió su posterior compañero Dennis Johsnon (pick 29/2ª ronda), su equipo: Golden State Warriors.
Los Warriors eran un equipo venido a menos, pese a haber conseguido el título del 75, en una de las mayores sorpresas de la historia de la NBA, nadie contaba con esos Warriors de Rick Barry, Jamaal Wilkes o Phil Smith. Se confiaba tan poco en ello que se programaron otros eventos en el Coliseum Arena para esas fechas, teniendo que jugar en Cow Palace de Daly City.

Volviendo a Robert, en su primera temporada promedió 9,1 puntos, 7,1 rebotes y 1,2 tapones por partido, fue evolucionando y mejorando sus números a medida que aumentaban también sus minutos, y en la temporada 78/79 se fue ya a medias de 17,2 puntos, 8,6 rebotes y 2,9 tapones por partido, llegando a capturar hasta 32 rebotes en un partido frente a los Knicks.

El 6 de junio de 1980, tras 4 años en Warriors, llego el gran momento de su carrera, Robert Parish era traspasado a Celtics junto a la elección número 3 del draft de ese año (que sería Kevin McHale), a cambio de la elección número 1 (Sería Joe Barry Carroll) y la elección 13 (Ricky Brown).

El propio Parish lo dijo “Siempre he sido un Celtic. Fue donde mi carrera empezó a tomar sentido. Es difícil incluso para mí poder definir la calidad que había en ese equipo. Algunas noches me asombraba con nuestro rendimiento. Veía lo que hacían Kevin y Larry con sus defensores y pensaba; este es un equipo muy especial.”

Allí formó sus Big-Three particular junto al enorme Larry Bird y a Kevin McHale, además de estar secundados por jugadores como Nate Archibald o Cedric Maxwell, el cual le apodaría como “The Chief” por su gran parecido con un personaje de la película “Alguien voló sobre el nido del cuco”.


“Creo que Robert Parish ha sido el mejor compañero con el que he jugado y Dennis Johnson el mejor jugador que he tenido por compañero. Kevin McHale, es el mejor jugador interior que he conocido.” Larry Bird.

“Ha sido probablemente el pivot con mejor tiro a distancia de la NBA” Bill Russell.


Y es que cuando uno recuerda los Celtics de los 80 siempre se acuerda de Larry Bird ante todo y todos, también de McHale, Maxwell, Dennis Johnson, y sin duda de Parish, pero siendo el center un jugador menos mediático, dio menos que hablar que muchos de sus compañeros, jugador profesional como pocos que se dejaba la piel cada partido, un luchador.

En su primera temporada en Celtics ya promedió unos enormes 19 puntos, 9,5 rebotes y 2,6 tapones por partido en temporada regular, llegando a Play-Offs donde sus promedios bajaron ligeramente hasta 15 puntos y 8,6 rebotes, tocándole pelear con el enorme Moses Malone, el cual tras el cuarto partido dejó esta perla: “Los Celtics no son tan buenos, puedo coger a 4 chavales de Petersburg (su ciudad natal) junto a mi, y ganarles”.
Dando la motivación suficiente a Celtics para ganar los dos partidos siguientes de esas finales y hacerse con el campeonato.


Individualmente, la temporada 81/82 fue la mejor para Robert, 20 puntos, 10,8 rebotes y 2,4 tapones sumados a unos grandes porcentajes en tiro. Quedó segundo en la votación del MVP de la temporada, solo superado por su compañero Larry Bird, y aumentó esos números a 21,3 puntos y 11,1 rebotes en Play-Offs. Pero cayeron en finales de conferencia ante los 76ers.

En las dos temporadas posteriores sus números fueron casi idénticos a los pasados, 19,3 puntos y 10,3 rebotes (décimas diferencian una temporada de otra), con más de un tapón por partido, siendo en el 84 cuando por fin consiguió su segundo anillo con 17 puntos y 10 rebotes de media en esos Play-Offs.
La final les enfrentaría nada más y nada menos que a Lakers, equipo rival por excelencia de Celtics, un equipo que contaba con Abdul-Jabbar, Magic Johnson o James Worthy

La final se decidió en el 7º partido. En el 3º los Celtics fueron arrasados perdiendo 137-104, y tras el partido Bird dijo que su equipo había jugado como “mariquitas”, ganaron 3 de los siguientes 4 partidos para hacerse con el anillo. Hasta ese momento los Celtics habían ganado las 8 finales que le habían enfrentado a Lakers.


A partir de la temporada 84/85 las medias anotadoras de Parish fueron descendiendo paulatinamente, esta temporada 17,6 puntos y 10,6 rebotes, y la temporada 85/86 bajó a 16,1 y 9,5 rebotes. Fue en el 86 cuando sumó su tercer anillo, en esta ocasión ante Houston Rockets, con promedios de 15 puntos y 8,8 rebotes por partido.
En frente, una dura pareja para el, las torres gemelas: Ralph Sampson y Hakeem Olajuwon. Ganando Celtics en 6 partidos.

Los achaques ya se iban notando en el equipo, Bird tenía sus problemas de espalda, McHale de talones, y Parish no fue una excepción… En el 87 cortó una racha de 116 partidos de Play-Offs consecutivos a causa de una torcedura de tobillo ante los Bucks.
En la temporada 88/89 a sus 35 años resurgió, y digo resurgió, por su edad, hasta entonces sus medias habían seguido a un nivel casi idéntico, con pequeños descensos en anotación, pero ese año se fue hasta los 18,6 puntos y 12,5 rebotes (su mejor marca profesional) por partido, lo que le llevó al tercer mejor equipo de la temporada.

Las dos temporadas posteriores con 36/37 años consiguió ser all-Star, con medias de 14/15 puntos y 10 rebotes, números tremendos para un jugador de su edad, el cual tuvo suerte pues el físico casi siempre le acompañó.

“Teníamos dos de los jugadores con mejor ética de trabajo que he visto nunca, solo les falló su cuerpo.” Robert Parish sobre Bird y McHale.

Y es que sus dos compañeros tenían muchos achaques y molestias, grandes sufrimientos, en especial Bird con su espalda, llegando a anunciar en su retirada que era “El mejor día de mi vida”.

En la temporada 92/93 se convirtió en el jugador de más edad de la liga, a sus 40 años en su última temporada en Boston logró promediar 11,7 puntos y 7,3 rebotes por partido, además de 1,3 tapones.
Con la retirada de Bird en el 92, y de McHale en el 93, Parish se quedaba “solo”, y los Celtics y el decidieron separar sus caminos, decisión que no sentó demasiado bien por lo querido que era.

 
"Pues seguramente me sentaré en el salón de casa, comeré palomitas y veré jugar a Robert Parish" Charles Barkley preguntado sobre que hará al retirarse.

Firmo por los Hornets, donde fue el center suplente durante un par de temporadas, promediando unos discretos 4,8 y 3,9 puntos, además de 4,3 y 4,1 rebotes por partido respectivamente, recordando que tenía ya 41/42 años en esas temporadas.
No contento con esto en la temporada 96/97, a sus 43 años firmó por los Chicago Bulls de Jordan, logrando su 4º anillo, eso si con un papel totalmente residual, promediando apenas 1 puntos y 2 rebotes esos Play-Offs y jugando solo 2 partidos.

Robert Parish no hizo ruido al marcharse, no convocó multitudinarias ruedas de prensa, ni quiso que los focos apuntaran a él, simplemente aprovechó una entrevista el 25 de agosto de 1997 para decir: “Creo que ya es la hora. Siento en mi corazón que ya es la hora de marcharse.”


Parish era pura fuerza, resistencia, era un 2.15 con capacidad para anotar a media distancia con la misma facilidad que un jugador exterior, esa suspensión a media distancia soltando el balón muy arriba era famosa en la liga. Siempre serio, imperturbable, asustaba a los rivales solo con mirarlos, concentrado en cada uno de los momentos del partido, y sin una sola sonrisa sobre la cancha.

“El baloncesto es una cosa muy seria para reírse”

Es lo que siempre contestaba a los periodistas al preguntarle sobre ello, querido por su afición y sus compañeros, jugador de equipo, y del equipo pues siempre ha ido con los Celtics por bandera, su casa.

Tras comparar su Big-Three (Bird, McHale y el) con el actual/pasado de Celtics (Pierce, Allen y Garnett), Parish dijo:

“Esos chicos nos han dado una razón para estar orgullosos de los Celtics de nuevo. Doy a Paul Pierce todo el crédito, puso su ego a un lado por el bien del equipo. Eso dice mucho de el como persona.”


Robert Parish tiene en su haber el record de partidos jugados en la NBA, con 1611, y además ha logrado lo siguiente:

- 4 Anillos de campeón de la NBA (1981, 1984, 1986, 1997).
- 9 Veces All-Star.
- Elegido como uno de los 50 mejores jugadores de todos los tiempos.
- Miembro del Hall of Fame desde 2003.
- Segundo mejor equipo NBA (1982).
- Tercer mejor equipo NBA (1989).

Y como no, su clásico número “00” retirado por los Boston Celtics.



Tengo pendientes muchas entradas como esta, sobre Jordan, sobre Bird, sobre Russell, sobre el Doctor J, y muchísimas más. ¿Por qué empecé con Parish? Porque siempre tuve gran admiración por él, por su ética de trabajo, por su seriedad, por su entrega, por ser un jugador cuyo nombre siendo importante, no estaba al nivel que colocaban a otros.
Tenía que empezar por él, por ser una de mis debilidades personales, como deportista y como persona.

3 comentarios:

@jose13bis dijo...

Grande, me ha encantado volver a leer eso de "han jugado como mariquitas".

Risas

Nacho Anaya dijo...

Muy bueno, Aless, un mitazo como Parish se lo merecía. Gran post

Aless dijo...

Ya ves Jose, aunque era sobre Parish esa anécdota y la "perlita" de Malone tenía que ponerlas!

Jajajaja.

Gracias hermano.

Gracias Nacho, Parish ha sido un grande, y me apetecía mucho hacer algo sobre el.

Un abrazo.