"I,m a Celtic" (De Celtics y filosofía)




¡Pero profe! ¿Por qué eres de los Celtics?  - Dios mío, como me preguntas eso en plena clase de filosofía, pienso. No lo digo. Me quedo callado y pongo cara de… ¿Y como te lo explico en 10 segundos? No puedo. Pero estoy de subidón, voy a Milán tras 25 años de pleno seguimiento a este equipo NBA, a verlos y vivirlos en directo. No son los jugadores, no viene Larry, ni McHale, Parish, Russell, Hondo, ni tantos otros. Es el equipo, es ver a Boston Celtics. Es lo que representan en la vida de un tipo al que le pagan por ser educador, que ama el deporte y que valora ciertas actitudes en la vida.

No lo dudo, en cuanto pueda, en la próxima ocasión que se presente, en la próxima clase, corto y les hablo de Boston Celtics.  Lo tengo claro y aún con ciertas dudas, me vengo arriba. Pero, ¿Cómo empezar?, ¿Cómo lo conecto con la filosofía? ¿Cómo transmitir que esto no es como ser del Madrid o del Barcelona? Un supporter, hooligan o una filiación deportiva sin más, una adoración gratuita.., que podría ser de tanto de Celtics, como de Lakers, como del RAC de Casablanca… Y… Joder, no, no es eso… Porque la pregunta está bien clara: Porqué eres de Celtics. Y eso amigo mío, tiene sus razones.

Se me ocurren varias cosas y cojo el camino fácil, el que seguro es el más atractivo para el auditorio que tengo. Chavales de 15 hasta 18 años, algunos incluso más. Tengo la idea y el momento llega, otra clase, 2º Bachillerato, última hora, ideal, me preguntan por el viaje de nuevo y por los Celtics, voy en 2 días a Milán y tengo el cuerpo de jota, enfiestado y tenso por el asunto entradas (pagadas en Junio y no llegan)… Eso me va a pasar factura de una forma que nunca imaginé en breves minutos. Arrojó los libros de forma hostil encima de la mesa y les digo: -¿¡¡En serio os interesa saber porqué soy de Boston Celtics y porqué estoy tan orgulloso de ello!!? –Siiiiii
  
La respuesta me abruma y me sonroja, aunque la sabía, me importa un carajo que para algunos sea una forma de perder clase y que crean que me engañan… Porque les tengo, son míos y cuando termine de hablar, tengo la certeza que van a tener el corazón verde y van a valorar el trabajo el equipo. No les saldrá gratis perder clase, si piensan que no van a aprender nada van equivocados.

Pienso rápido, la experiencia creo, voy a obviar un montón de cosas, podría empezar por mi adolescencia pero creo que la mejor forma de llegarles es con una palabra y a partir de ahí conectar con la realidad, con hechos que les son familiares. Sé que alguno usa Linux, lo conocen y saben de qué va. Sé que hay un relato circulando por Internet de esos un poco ñoños, ficticios, pildoritas de sabiduría, tipo cuento con moraleja, q trata de transmitir algo y funciona (la última vez q lo ví tenía un cientos de “likes” y “nosecuantas” veces compartido). Me servirá. Hago que busquen en el teléfono móvil ambos.

Por supuesto, enseguida y ágilmente vemos como Linux tiene un lema “UBUNTU”, “Linux para seres humanos” y un nuevo sistema operativo con el mismo nombre. Investigamos un poco y sabemos que todos pueden aportar novedades y sugerencias a este software. Les hago ver que es una manera de hacerlo mejor entre todos, que la idea es que cada uno aporte al bien común. Una forma de trabajar para los demás sin coartar la libertad personal en un proyecto común. Nos parece buena la idea. Ni la colectivización despersonalizada ni el individualismo personal.


Acto seguido, leemos el relato africano “Ubuntu”. La mayoría lo leyeron alguna vez como tantas otras narraciones cortas que circulan por la red. En resumen trata de la propuesta de una competición a unos niños africanos por parte de un Antropólogo (jeje me da la risa). “El que llegue primero gana el premio” se propone sintéticamente. Para sorpresa del bisoño antropólogo (más risas), los niños se dan la mano, corren todos juntos y llegan del mismo modo a la meta. Tras el cuestionamiento de esa conducta por parte del tonto el haba este, los niños responden que como va a ser uno feliz, siendo el campeón y degustando el premio, si los demás están tristes. ¿Coño, pues es verdad no? ¿Cómo voy a estar yo feliz si mi hermano/a, mi amigo/a, mi familia, los que llamo cada día “los míos”, están jodidos? La moraleja: Ubuntu: “Yo soy porque nosotros somos” realzando el carácter comunitario del ser humano en definitiva.

 Exploro reacciones, joder, les gusta, están en la edad y ese tipo de cosas les encanta. Creo que ven las conexiones con la filosofía del producto Linux, de esa apuesta empresarial cuando menos diferente. No dejo de decirles que esto no es nuevo, que hay una frase de Alejandro Dumas famosísima en su obra literaria “los tres mosqueteros”: “Uno para todos, todos para uno”, no me hace falta ni decirlo ya se encargan ellos.    Obvio el tema religioso, el momento fundacional del pueblo de Israel, el Judaísmo se sella con un pacto de similares condiciones: “Yo seré tu Dios, vosotros seréis mi pueblo” inaugurando un vínculo de fidelidad que no anula las partes, las complementa en consecución de un proyecto, un objetivo común, la tierra prometida, lógicamente ocupada por otros en dicho momento (En nuestro caso es el Título 18 jejeje.). Está de más, se me ocurre pero no lo digo, y tal y como se me ocurrió lo cuento (disculpad la licencia).


Y llega el momento, les tengo completamente donde quería, preparados, expectantes y, como ya me conocen, saben que aunque dé varias vueltas y rodeos, voy a aterrizar como los gatos. De pié, de uñas y en el sitio.

¡1, 2, 3 Ubuntu! Es el grito de batalla Celtic desde el 2007. No hay nadie que no tenga qué aportar al equipo y no hay nadie que no aporte sino es pensando en el equipo. El objetivo es no pensar en estadísticas, egos individuales sino en el bien común de todos. El objetivo es conseguir victorias y títulos. ¡Pero no de cualquier forma no! Hay unas palabras de Red Auerbach que definen muy bien el espíritu Celtic y que cada uno de los jugadores y aficionados Celtic deberían tener constantemente presente, grabadas a fuego en su corazón y en su mente.
                                          

 Y ese es el espíritu Ubuntu de libre pertenencia a un equipo  “Yo soy porque nosotros somos”  que encaja perfectamente en la larga tradición de Boston Celtics. No en vano,  en Boston Celtics no puede jugar cualquiera. En Boston Celtics no puede entrenar cualquiera. Tenemos una línea de sucesión de entrenadores casi tan férrea que lo único que se nos puede comparar es la  Sucesión de los Apóstoles desde Cristo allá en los tiempos de María Castaña, hasta el Papa actual. Los Entrenadores, en su mayor parte, ex jugadores de Boston Celtics han sido los Conservantes y Garantes de esta tradición. Es uno de nuestros valores. El día en que Boston Celtics juege un  estrelladeturno-sistema continuadamente, la pitada en el Garden puede ser monumental (o eso, al menos, quiero pensar). Ningún aficionado céltic puede imaginar un Kobe Bryant o un Lebron James (grandísimos jugadores) jugando en Boston Celtics. No pega. A no ser que entraran por el aro de trabajar y poner su baloncesto LIBREMENTE AL SERVICIO DEL EQUIPO y no al revés. No cabe en cabeza Celtic poner al equipo al servicio de una estrella. Esta fue la apuesta fundacional en un momento dado de historia del baloncesto y, hasta ahora, no ha cambiado. Otro motivo más para sentir PRIDE, orgullo…


Esto última parte que pongo aquí de forma más o menos ordenada no fue como realmente sucedió, pero más menos, porque lógicamente se me fue la cabeza como poseído por algún antiguo espíritu celta y eso es lo que normalmente pasa cuando hablas con pasión, cuando quieres transmitir un sinfín de emociones, ideas, anécdotas y se te va el tiempo. Recuerdo que utilizaba repetidamente la coletilla ¿Cómo no voy a ser de Boston Celtics si.... (Más él mensaje de turno)? ¿Cómo no voy a ser de Boston Celtics si…? Y por mi cabeza pasaban las imágenes de Larry Bird y su sufrida espalda, Mchale y todas esas rodilleras y coderas, las muertes de Len Bias y Reggie Lewis, los años de travesía por el desierto, la conversión de Garnett, los años de servicio de nuestro capi de Inglewood, California que prometió no jugar en Boston, las lesiones gravísimas de T. Allen, Garnett, Pierce, los “golpazos” de Marquis o Pietrus, el brazo a la virulé de Rondo… Tantas y tanta cosas, tanta y tanta lucha, entrega y corazón… Que, al final, flaquee y quebré el gesto y casi no, rompí a llorar de puñetera y plena emoción (supongo que con tensión acumulada por el viaje, el rollo entradas y no sé… La verdad no tengo ni idea, pero me recordó que hay cosas que desarman y muestra tu lado más humano… No me había pasado nunca hablando en público pero para todo hay una primera vez...) No me avergüenza y mis alumnos estuvieron geniales, silenciosos, empáticos, respetuosos, sorprendidos y casi noqueados al igual que yo, querían de alguna manera animarme, lo intentaron con unos primeros y tímidos aplausos que iban rápidamente a más, no dejé que llegara el conato a extenderse. ¡No! Por favor, por favor ¡no! Mientras apartaba la mirada porque si continúan cierto que rompo a llorar como un niño, con su cara colorada, ojos centelleantes y babitas en las comisuras.

 Cuando Alessandro di Neri y yo quedamos en escribir algo para Mirandobasket, en un hilo de #BostonCelticsEspaña en Facebook la primera apuesta era por el Viaje a Milán para ver el partido de pretemporada que disputaban los Celtics en Europa. Con ánimo de no ser reiterativos pensamos que esta podía ser una bonita historia, inmediatamente previa al viaje, que forma parte de él y que, es su opinión y en la mía, podría ser digna de ser contada también. Historia que no ha finalizado porque día a día sigo yendo a mi puesto de trabajo, con mis alumnos  y por la vida con el “I’m a Celtic” puesto como si de un cartel en la frente se tratase. El gran @maquinadehuesos, además lo lleva tatuado en su piel, @Danimartin idem  en su negocio, Ramsés que solito y mondo se hizo de Boston allá en 2010 estudiando en la biblioteca viendo un partido de garra y lucha céltica y desde entonces no para de empaparse de historia y tradición. Aless otro céltico vital por los cuatro costados y tantos y tantos otros que cada día mostráis vuestros colores y “sangre verde”.

¿Cómo reconocer a un Celtic? ¿Qué es eso de ser un Celtic, en definitiva? ¿Aparte de por su camiseta y modas pasajeras? –No se me ocurre una respuesta mejor

- Un CELTIC es un tipo que piensa en equipo, que vive en equipo y que trabaja y se sacrifica por el bien del equipo. Eso repercute en su bien personal y le hace feliz. Siempre desde su libre elección y adhesión personal. “Yo soy porque nosotros somos”. Y cuando un Celtic deja de pensar, de sentir y de vivir así, para centrarse en sí mismo y en su ego o cualquier historia personal al margen de SU equipo, ya no es un Celtic, es otra cosa.
 
Escribiendo esto surgió alguna duda (no podría ser de otra manera que apareciera Descartes cuestionándolo todo jejeje) acerca de esta mezcla de ideales, deporte, filosofía, Boston Celtics y su trayectoria, dudas acerca de la verosimilitud de las afirmaciones. Si no sería más que afirmaciones más o menos pomposas fruto de una mente subjetiva que vive una irrealidad a miles de kilómetros de Boston, ciudad, cuna de la declaración de los derechos del ciudadano y el hombre. Motor de la independencia y de la lucha contra la esclavitud y a favor de la igualdad intrínseca del hombre. Y esas dudas se me fueron al carajo cuando estos días en los que finalizo esta narración surgen y se escriben cosas como esta en páginas Celtics.


O cuando hermanos escriben cosas como esta:
  
“Es sólo un partido de baloncesto, así son las cosas... para lo bueno y para lo malo, en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte nos separe.... Brotherhood”
 
“Cuando les explico lo que significan los Boston Celtics, la tradición, la defensa, el trabajo en equipo, Bird, KG, Doc. Porque cuando uno es un Celtic, lo es también fuera de la cancha, donde cada día es más difícil serlo, donde realmente todos los días pueden ser playoffs o pueden ser un séptimo partido que debes ganar...” @Maquinadehuesos

“Y entonces me acordé de mi hijo…
Se suma además la magia de conectarnos tantos que sentimos el trébol y el leprechaun como algo propio... la magia de las redes sociales, del movimiento #CelticsEspaña y de considerar a muchos de vosotros como hermanos…
Ver a los Celtics en vivo no podía ser mejor guión para completar el sueño. Es el sueño de muchos de nosotros, hermanos, y yo lo viví aquel domingo.
Estuvisteis presentes, todos vosotros." @Danimartin


En fin no me queda más que agradecer y mostrar la despedida de mis queridísimos alumnos al día siguiente de esta historia y día previo al viaje-bautismo céltico en Milán. ¡¡Los pelos como escarpias oiga!! Que decía otra maravillosa céltica paisana y amiga nuestra. No son todos los que están ni los que hubieran querido estar, a todos ellos mi gratitud. Cada día me enseñan algo nuevo. ¡¡Besotes!! Va por todos nosotros, va por Boston Celtics.
















Solo me queda darle las gracias a Txumi por esta maravilla, pues no tiene otro nombre. Cuando hablamos sobre escribir algo del viaje para el blog, tardó apenas segundos en plantearme esta idea, y desde el primer momento me encantó.
En el blog tengo muchos análisis, jugadores o equipos clásicos, etc. Pero la joya del blog desde ahora será esta entrada, porque principalmente los seguidores de Celtics, y en general los de otros muchos equipos, sentirán como sintió Txumi contando y explicando ese “Porque”. Cuando le pedí que escribiera algo, esperaba algo bueno, con sentimiento, porque lo conozco y es así, una persona de gran  corazón, grandes sentimientos… Pero he de admitir, que no esperaba algo tan especial. Gracias.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin palabras! Grande Josemi!

danirmartin dijo...

Puta joya de artículo!, Grande!

Bcs martin dijo...

Que maravilla.
Tomás Martín.

Anónimo dijo...

YO SOY, PORQUE NOSOTROS SOMOS. El artículo me ha dejado sin palabras. No sé qué decir, salvo que es para hacérselo leer a todo aquél que no sepa mucho acerca de nuestra filosofía, nuestros sentimientos y hermandad. Sencillamente genial, toda una mezcla perfecta a la hora de describir Ubuntu, el viaje y la anécdota en clase. Genial.

Anónimo dijo...

Pedazo de artículo.

RICARDO FRAILE dijo...

GRANDE, ESPECTACULAR, SE SIGUE DEMOSTRANDO QUE EL MUNDO SE MUEVE POR LOS SENTIMIENTOS DE LAS PALABRAS... PUNTO!!

Rajon_9 dijo...

Sin palabras txumi. Increible. Me ha encantado nada más que comenter, simplemente gracias. Go Celtics! siempre!

Soy @chonfin

Sekhmet dijo...

¡¡LOS PELOS COMO ESCARPIAS PAISANO!!

Ambra Sconciafurno dijo...

Qué grande! Qué poco lo pensamos y cuánto puede significar, simplemente genial.

jose miguel Txumi dijo...

"Es una buena señal y una sensación agradable saber de lo que este grupo es capaz. Tiempo y paciencia es lo que se necesita para todo el grupo construir una identidad cohesiva que les es propia." Doc Rivers, 19/10/12. Gracias Aless por tus ideas, por escribirlas, por los blogs y por la oportunidad hermano. Y a todos por vuestra lectura y comentarios que me ayudan y enorgullecen. Sois grandes!! Go Celtics, Go Brotherhoods!

Bohemian dijo...

Madre mía, no había leído este artículo pero lo acabo de hacer y lo he flipado: IMPRESIONANTE

De lo mejor que he leído sobre los Celtics en muchísimo tiempo.

ENORME